La danza teatro moderna en Norteamérica – Nuestros cuerpos son los pioneros de los próximos momentos

El ballet clásico niega el suelo y fue precisamente el suelo lo que la bailarina y profesora de danza contemporánea Ariel Cohen, procedente de Massachusetts, EE.UU., nos hizo sentir a los participantes del taller. Durante las sesiones de entrenamiento, aprendimos a conocernos y nos fuimos acercando de manera in-/consciente. Nuestros cuerpos sin rumbo y desorientados parecían casi pueriles en sus movimientos. Un pie sobre el otro de manera ingenua también significa bailar el uno con el otro. Todo es posible en la danza y desde dentro todo es diferente a lo que hasta ahora habíamos percibido. Nuestros cuerpos no son perfectos. El cuerpo estético es irrelevante en el contexto de este taller. Precisamente los cuerpos sin entrenamiento vivifican la danza clásica. La danza es un ritual coreográfico que, como la vida misma, posee más facetas feas que hermosas. Esta reflexión es un dogma tácito en el marco de los talleres de danza de Ariel Cohen.
La actuación de diez minutos es el punto álgido de nuestra propia experiencia en el Festival «Theaterwelten», en Rudolstadt. Hacia el final del taller, nuestros movimientos apenas han despegado, pero de repente desembocan en un furor existencial. El cuadro de las emociones humanas que evocamos en explosiones puntuales y series de movimiento que se repiten nos visibiliza en el escenario como personas. La construcción de nuestras imágenes coreográficas es minimalista. De la interacción de nuestros movimientos elegidos individualmente resulta una clase de danza teatro que construye a partir de modelos pequeños, multiplicando de este modo las estructuras repetitivas que se generan a partir de los temas hip hop elegidos por Ariel. La austera y oscura sala de danza en el histórico teatro de Rudolstädt irradia una pureza formal que solo espera a ser tomada por nuestros cuerpos.
Establecemos todas las interpretaciones de la música de las que puedan desarrollarse figuras corporales estéticas y complejas. Siempre encontramos nuevos gestos para expresar nuestro estado interior y es exactamente ahí dentro donde se manifiesta el verdadero deseo de vivir. La legitimidad de cualquier creación artística, la orientación y la aceptación de la propia eficiencia artística ha sido mi descubrimiento personal durante el Festival «Theaterwelten». El comienzo ha sido un éxito y mi amor por la danza no ha hecho sino crecer.

Hanin Tischer

Schreibe einen Kommentar

Deine E-Mail-Adresse wird nicht veröffentlicht. Erforderliche Felder sind mit * markiert.

Time limit is exhausted. Please reload the CAPTCHA.